Lentes personalizados a través de la tecnología.

¿Qué tomar en cuenta al momento de elegir una impresora de hogar?

 TIMSANET

Puede que la digitalización y la mayor presencia de dispositivos como smartphones y tablets hayan restado protagonismo a la impresión doméstica, pero todavía hay muchos que apostamos por el formato papel de toda la vida. Más allá del nicho empresarial y profesional, la oferta de impresoras domésticas es muy variada en cuanto a prestaciones y coste. ¿Cuál elegir?

Es por eso que te nosotros te ayudaremos.

Aunque muchos nos dejamos llevar por la oferta – y es que hay modelos verdaderamente accesibles que nos hacen pensar si merece más la pena renovar la impresora o comprar el consumible –, los factores clave a la hora de elegir una impresora son la tecnología de impresión que usan, la velocidad de impresión, funciones adicionales o el coste por página. No obstante, factores como la conectividad o el tamaño del que disponemos también son importantes.

¿Qué funcionalidad le daremos?

Como hemos visto, la intensidad y la aplicación determinan por qué tecnología decantarse, si bien también podemos ir más allá con funciones adicionales.

El punto de partida es la impresora básica, para documentos de todo tipo, pero también vamos a encontrarnos modelos multifunción que resuelvan tareas tan útiles como las fotocopias o el escaneado – a nivel empresarial, todavía las hay con fax –. Uno de los puntos fuertes de estos modelos multifunción es que podemos encontrarnos en las gamas más asequibles y en un formato bastante compacto, haciendo que casi por el mismo precio, podamos ganar en funcionalidad.

Eso sí, si la idea es que no sea un uso esporádico sino que vamos a emplear esta multifunción con frecuencia, ojo a la resolución del escáner (ppp) y al consumo.

Si la queremos para imprimir fotografías, también vamos a encontrarnos familias que admiten papel fotográfico, tintas con pigmentos de más calidad, superior resolución y una tecnología de impresión más depurada.

Tecnología de impresión

La tecnología de impresión es determinante a nivel de costes, tanto de impresión como de la adquisición del periférico en cuestión.

·La inyección de tinta es la tecnología más popular en este sector, si bien el láser le va ganando terreno. Los precios de estas impresoras en sus versiones más sencillas suelen ser bastante baratos, permitiéndonos no solo imprimir en color, sino acceder a modelos que además escanean o fotocopian. Aquí nos fijaremos en los cartuchos incluidos, su capacidad y precio. Asimismo, merece la pena fijarnos en si existen consumibles compatibles que abaraten la inversión. Ojo porque con este tipo de impresora es importante considerar cuánto imprimimos: si vamos a usarla intensivamente, el coste por página será más elevado que con otras tecnologías. Pero si vamos a imprimir poco, corremos el riesgo de que los cartuchos se sequen.

·Las impresoras láser se valen de tóner (pigmentos pulverizados) en lugar de cartuchos, ofreciendo un coste por página generalmente inferior a la impresión mediante tinta. Los modelos monocolor para este sector son relativamente asequibles, por lo que resultan especialmente atractivas si vas a imprimir documentos en blanco y negro, tanto si vas a hacer un uso intensivo como si la idea es imprimir de vez en cuando.

·Las impresoras con tanque de tinta son las últimas en llegar y poco a poco van ganando terreno. Se trata de impresoras de inyección de tinta pero con tanques o depósitos en lugar de cartuchos, algo que se traduce en un coste inferior por copia, ya que solo hace falta recargar la tinta y no sustituir el cartucho. Se posicionan justo en el medio de las anteriores, para aquellos usuarios que necesiten la tecnología de inyección de tinta pero quieran imprimirles una carga de trabajo alta. En general son más caras y voluminosas que las estándar.

¿Cómo se controlan?

Aunque siempre nos quedará el cable para conectar la impresora al ordenador, existen otras formas de manejar la impresora que nos pueden resultar muy útiles en función de la ubicación de esta y de dónde vayamos a mandar los archivos.

Por ejemplo el Wi-Fi, algo que abre las puertas no solo a usarla sin cables – con la comodidad de no tener que tener ambos dispositivos físicamente próximos – sino también de poder enviar archivos desde la tableta o el smartphone. No obstante, también hay con Bluetooth y NFC, que simplifican el procedimiento con dispositivos móviles.

Dentro del Wi-Fi, resulta interesante apostar por aquellas con Wi-Fi Direct, un protocolo de comunicación directa entre dispositivos que nos evita los puntos de acceso, si bien algunos fabricantes disponen de tecnologías similares de conexión directa.

Si es un modelo muy completo o multifunción, también es útil que disponga de una pantalla que nos agilice el uso y nos permita ponerla en acción de forma autónoma, sin necesidad de un PC u otro dispositivo.

Otros aspectos a tomar en cuenta

La carga automática de papel es muy práctica si vamos a imprimir mucho, permitiéndonos almacenar papel en otro repositorio

Otra característica muy útil es la impresión a doble cara automática, que nos evitará tener que estar pendientes para hacerlo manualmente, ahorrando papel y tiempo (porque si lo tenemos que hacer nosotros mismos seguramente nos de pereza)

Dentro de las impresoras domésticas el formato es el A4, pero sí que varía la calidad de papel admitido (gramaje máximo), sobre todo si la idea es imprimir en papel fotográfico o en cartulina.

Algunos fabricantes ofrecen el rendimiento de páginas por cartuchos, un dato basado en estándares de prueba que si bien sirve como aproximación, dista bastante del uso real

Aunque no es determinante, no está de más echar un vistazo a la velocidad de impresión de cada página (tanto en monocolor como a color, si así lo permite.)


EVA RODRÍGUEZ DE LUIS. (2020). Qué impresora elegir según el uso (2020): guía de compras con consejos y 23 modelos destacados. 12/01/21, de xataka Sitio web: https://www.xataka.com/seleccion/que-impresora-elegir-uso-2020-guia-compras-consejos-23-modelos-destacados

Comentarios